La evolución tecnológica de las últimas décadas ha permitido la aparición de avanzadas máquinas destinadas al mundo de la odontología. Un buen ejemplo son aquellas encargadas de realizar radiogafías en 3 dimensiones como el TAC dental (Tomografía Axial Computerizada) y los CBCT (Tomografías Computerizadas de Haz Cónico).

Aunque los resultados obtenidos con ellos sean similares, existen diferencias importantes, como la menor dosis de radiación emitida en la prueba CBCT.

 

Usos de la radiología digital en 3D

La incorporación de las imágenes en 3D a la práctica odontológica son de inmensa ayuda para entre otros:

  • planificación de colocación de implantes
  • extracción de muelas del juicio
  • caninos incluidos
  • análisis de quistes y otras lesiones en los huesos maxilares
  • problemas en los senos maxilares
  • planificación de movimientos de ortodoncia en adultos

 

Gracias a la precisión de las imágenes obtenidas y al software de planificación, los implantes se colocan virtualmente en el ordenador. Así conseguimos que la cirugía sea mínima y el dolor postoperatorio casi inexistente.

 

Diferencias entre CBCT Y TAC dental

Habitualmente se habla de TAC para referirnos a todas las pruebas de imagen 3D, y aunque ambos representan una imagen en tres dimensiones de la boca del paciente, existen diferencias entre los dos exámenes radiológicos.

La distinción más importante es la relativa a la dosis de radiación que el paciente recibe en una prueba y en otra.  El CBCT emite una dosis de radiación mucho menor que la que se genera con el TAC dental.

Vinculado también a este tema es el tiempo de exposición a los rayos X. Está entre uno o dos minutos, en función de la máquina utilizada.

La última diferencia hace referencia al nombre de ambas pruebas. Aunque las dos emiten rayos X, los del TAC tienen forma espiral mientras que los del CBCT poseen forma cónica.

Teniendo en cuenta todo esto, en Clínica Ruiz-Capillas el examen radiológico utilizado es el CBCT.

Generalmente erupcionan entre los 17 y 21 años. Las molestias surgen cuando estas muelas emergen parcialmente a través de las encías, crecen torcidas o el maxilar carece de espacio suficiente para albergarlas.

 

El paso de los años da lugar a la llegada de las canas pero también del buen juicio. O eso se supone… Las muelas del juicio reciben este nombre porque suelen salir cuando se tienen entre 17 y 21 años, edad temprana en la que, teóricamente, cordura y sensatez empiezan a hacer mella en el comportamiento de las personas.

Se trata de terceros molares superiores e inferiores, los cuales están situados en el fondo de la boca. Cuando crecen sanas y con una posición correcta no causan ningún tipo de problema. Sin embargo, hay situaciones en las que el desarrollo de su crecimiento provoca ciertas dolencias.

 

Causas de las molestias provocadas por las muelas del juicio

  • Las muelas salen torcidas, siguiendo una dirección que no es la que debería.
  • Crecen únicamente de manera parcial a través de las encías pues no disponen de más espacio. Es posible entonces que una pequeña parte del tejido de la encía las cubra. A veces restos de comida quedan adheridos a este trozo de tejido y generan una infección en las encías.
  • Las muelas del juicio nacen muy atrás en la boca o bien tan apiñadas que resulta muy difícil poder hacer una correcta limpieza dental de la zona.
  • El maxilar o la mandíbula no poseen el espacio suficiente para que erupcionen de forma adecuada. Entonces se quedan retenidas en el hueso, impidiendo que puedan salir.
  • En ocasiones se forma un quiste que puede perjudicar al hueso o las raíces.

 

Síntomas de los problemas con las muelas del juicio

Hay que tener en cuenta que la gran mayoría de problemas relativos a las muelas del juicio tienen que ver con personas que tienen entre 15 y 25 años. En estos casos suelen sufrir:

  • Dolores o rigidez en la mandíbula, cerca siempre de donde se encuentra una muela retenida.
  • Hinchazón o infección en la parte de tejido de la encía formado sobre la muela retenida.
  • Dolores producidos por la muela que sale en dirección equivocada y roza la lengua, la mejilla o la parte superior o inferior de la boca.
  • Caries o enfermedad de las encías al no existir espacio suficiente para poder limpiar la muela del juicio ni los dientes adyacentes.
  • Hacinamiento con los otros dientes.

 

Una vez que aparecen los síntomas resulta fundamental visitar al dentista para que examine la boca e indique el tratamiento más adecuado para cada situación. De esta manera evitaremos que las molestias se agraven aún más.

 

cirugía dental

Te ofrecemos una docena de consejos sobre la recuperación y cuidados después de una intervención de cirugía oral. Son fáciles de cumplir, pero que en cambio aportarán grandes beneficios para que la recuperación después de la cirugía dental se dé en las mejores condiciones.

muelas del juicio

Las muelas del juicio son las últimas piezas dentales que aparecen, ya en la edad adulta. Esto ha hecho que se hayan creado mitos y creencias falsas en torno a ellas. Pero te vamos a contar cinco verdades en torno a las muelas del juicio, para que lo tengas claro.