cepillo eléctrico o manual

¿Cepillo dental eléctrico o manual? ¿Cuál es mejor? ¿Qué escoger? Hoy te explicaremos las ventajas e inconvenientes que tienen cada uno de ellos.

Lo primero que tenemos que subrayar es, como siempre, la importancia de la rutina en cuanto a los hábitos de higiene dental se refiere: acostumbrarnos a limpiarnos los dientes varias veces al día, hacerlo de forma consciente y poniendo la atención necesaria y, además, contar con buenos elementos que nos ayuden a que esa limpieza sea efectiva.

Y hablando de elementos, entramos en el debate de si es mejor el cepillo manual, el convencional, o lo más aconsejable es usar un cepillo eléctrico. Lo importante es que, hagamos la elección que hagamos, nos aseguremos que el que escojamos se adapte a nuestra boca, para que la eliminación de restos de comida que hayan podido quedar entre los dientes y la placa sean eficientes.

Variedad en cuanto a poder elegir la verdad es que hoy día no falta, tanto en el manual, como en el eléctrico. Veamos las características de unos y otros:

Cepillo de dientes manual

Hoy en día el cepillo de dientes manual o convencional se presenta en una gran variedad de tipos, en lo respectivo a sus cerdas: desde las más suaves, hasta de más dureza.

En cuanto al cabezal, los hay de diferentes formas también, para que podamos elegir uno que se adapte a la forma de nuestra boca y que quepa por los espacios entre la mandíbula y la dentadura, así como alcance hasta el fondo de la boca para poder limpiar bien las piezas dentales del fondo.

En la actualidad, además, los modelos más completos, presentan incluso cabezales con laterales flexibles, para ajustarse a la forma de nuestra boca.

Los modelos más avanzados de cepillos de dientes convencionales presentan en las cerdas filamentos de diferentes tipos, con funciones de todo tipo: blandos vibradores que ayudan a soltar la placa entre los dientes; interdentales para limpiar entre los dientes; masajeadores de encías; pulidores… Son la versión en manual que asemeja a un cepillo eléctrico.

En términos de durabilidad, es importante que renovemos el cepillo manual cada tres meses o antes si viéramos que las cerdas pierden su forma y se abren.

cepillo-dientes

Cepillo de dientes eléctrico

Actualmente existen numerosos modelos diferentes en el mercado.

En términos generales podemos decir que su ventaja frente a los cepillos convencionales es que eliminan mayor cantidad de placa. Llegan mejor a todos los rincones de la cavidad bucal, ya que cuentan con un mango alargado y la forma de los cabezales está diseñada para esa función.
Otra ventaja que presenta el cepillo eléctrico es que el propio aparato controla la presión que ejerce sobre las encías y esto las resguarda de sufrir daños.

Respecto a los tipos de cepillos, cada marca de fabricante desarrolla sus propios modelos, pero todos se caracterizan por su mango alargado y el cabezal. Este cabezal es extraíble, lo que ofrece numerosas ventajas:

El mismo cepillo puede ser usado por los diferentes miembros de la familia, ya que se extrae y en el momento de realizar la limpieza, cada uno puede encajar el suyo.

Hay diferentes tipos de cabezales, para diferentes funciones y hábitos: con cerdas de diferente tipo y algún otro elemento, para limpiar, pulir, etc.
El cabezal es la parte que se desecha y se intercambia. Es más fácil darse cuenta de cuándo es el momento de la renovación que en el caso de los cepillos convencionales, porque en los eléctricos las cerdas del cabezal pierden el color con el tiempo y eso indica la necesidad de cambio.
El movimiento del cepillo eléctrico es automático, por lo que resulta más fácil de usar. Los modelos más avanzados cuentan con diferentes programas de limpieza.

El cepillo viene programado con diferentes funciones y hace que la limpieza resulte más completa, porque cada ciclo de limpieza viene marcado por unas acciones que el propio cepillo ejecutará.
También el control del tiempo de limpieza es automático, lo que asegura que se realice la limpieza de forma correcta.
Además, este temporizador digital en muchos modelos incorpora un visor independiente, a modo de monitor de las acciones del cepillo. Gracias a este gadget, controlamos exactamente todas las variables: el tiempo, la acción que está realizando, la actividad en el tiempo…

Los modelos más completos ofrecen diferentes programas de limpieza, para que elijamos según nuestras necesidades, el estado de nuestra boca, etc. Así podemos realizar una limpieza convencional, o seleccionar una menor presión, un masaje de encías, abrillantamiento de la superficie del diente, etc.

Otra ventaja de los modelos de cepillo más avanzados es que ofrecen además un total control automático por parte del propio aparato de todo el proceso de limpieza y los sensores nos van avisando si se está ejerciendo demasiada presión sobre la encía.

En el caso de los/as niños/as, el cepillo eléctrico se convierte en tutor de la limpieza bucal, ya que controla el tiempo de cepillado, les va guiando sobre el nivel de presión ejercido y les muestra en el monitor, por medio de iconos similares a los emoticonos a los que ya tan acostumbrados estamos, si la limpieza se ha efectuado de forma correcta. Se convierte así en un aliado a la hora de motivarles para adquirir los buenos hábitos de limpieza.

Un inconveniente de este tipo de cepillos es, por supuesto, que necesitan de electricidad para funcionar. Es el propio aparato el que se encarga de avisar cuándo es el momento de conectarlo a la toma de electricidad para que se cargue su batería. Un cepillo eléctrico sin carga de batería, se convierte en manual.

cepillo-dientes-electrico

Conclusiones. ¿Cuál elegir?

En principio podríamos decir que no es que el cepillo eléctrico sea mejor, sino que presenta funcionalidades que hacen que la limpieza resulte efectiva con menos esfuerzo.

Sí que resulta más recomendable este tipo de cepillo para las personas que llevan ortodoncia, porque será más fácil acceder a huecos pequeños entre los dientes y limpiar mejor los espacios entre los brackets y los dientes.

La elección de cualquiera de los dos modelos, no exime de tener que utilizar también hilo dental o cepillos interdentales para eliminar completamente los restos de comida encajados entre las piezas. Otro elemento que no podemos olvidar, independientemente del tipo de cepillo, es el limpiador lingual que facilita la eliminación de las bacterias de la lengua.

¿Cuál escoger? Es una decisión personal y nuestra recomendación es que uses el que mejor se adapte a tus necesidades y hábitos.

Pero destacamos que lo importante, independiente del modelos elegido, es respetar las rutinas y convertirlas en un hábito. Usar el cepillo de dientes después de cada comida es una acción que tiene que partir de nosotros/as mismos/as.