causas y prevención de la gingivitis

La gingivitis o enfermedad de las encías, consiste en una inflamación de las encías o gingiva. La causa habitual por la que se produce está enfermedad periodontal guarda relación con la acumulación de placa bacteriana alrededor de los dientes.

El principal síntoma de la gingivitis es el enrojecimiento e hinchazón de las encías, que pueden sangrar cuando la persona se cepilla los dientes. Suele resolverse el problema con una buena higiene bucal, como un cepillado más largo y frecuente, y el uso regular del hilo dental. Además, un enjuague bucal antiséptico puede ayudar.

Esta enfermedad afecta a la mayoría de los adultos en algún momento de sus vidas. Aunque sus síntomas normalmente son de carácter leve, a veces llega a convertirse en una afección más grave en el caso de que la persona que la padece no trate su causa principal.

Tipos principales de gingivitis

Existen dos tipos principales de gingivitis. La generada por la placa dental, que tiene lugar cuando la acumulación de placa irrita las encías de una persona, lo que provoca inflamación, decoloración y dolor.
En cambio, las lesiones gingivales no provocadas por la placa pueden ser consecuencia de una infección bacteriana, vírica o fúngica. Las reacciones alérgicas, las enfermedades y las reacciones a cuerpos extraños, como las prótesis dentales, también pueden causar este tipo de gingivitis.
Ambos tipos de gingivitis pueden evolucionar hacia la periodontitis si la persona no la trata adecuadamente. La periodontitis es una afección más grave y puede dar lugar a más complicaciones, como la pérdida de dientes.

Síntomas de la gingivitis
• Inflamación y decoloración de las encías
• Encías sensibles y dolorosas al tacto
• Encías blandas
• Sangrado de las encías al cepillarse o usar el hilo dental
• Halitosis o mal aliento
• Retracción de las encías
No obstante, en los casos leves de gingivitis, es posible que no se produzcan molestias ni síntomas perceptibles.

Causas más comunes de la gingivitis

• Acumulación de placa bacteriana: Como ya hemos indicado, la causa más común de la gingivitis es la acumulación de placa bacteriana entre y alrededor de los dientes. La placa dental es una biopelícula que se acumula de forma natural en los dientes. Se produce cuando las bacterias se adhieren a la superficie lisa del diente.

La placa puede endurecerse y convertirse en sarro cerca de las encías, en la base de los dientes. Este tiene un color blanco amarillento. Sólo los profesionales de la odontología pueden eliminar el sarro.
La acumulación de placa y sarro puede desencadenar respuestas inmunitarias que provoquen la destrucción del tejido gingival o de las encías. A la larga es posible incluso que se llegue a producir una pérdida de piezas dentales.

• Cambios hormonales: A veces ocurre durante la pubertad, la menopausia, el ciclo menstrual y el embarazo. Las encías pueden volverse más sensibles, aumentando el riesgo de inflamación.

• Algunas enfermedades: El cáncer, la diabetes y el VIH están relacionados con un mayor riesgo de gingivitis.

• Medicamentos: Los medicamentos que reducen la producción de saliva en algunos casos afectan a la salud bucodental de una persona. El Dilantin, un medicamento para la epilepsia, y los medicamentos para la angina de pecho también pueden provocar un crecimiento anormal del tejido de las encías, aumentando el riesgo de inflamación.

• Tabaco: Los fumadores habituales desarrollan con mayor frecuencia gingivitis que los no fumadores.

• Edad: El riesgo de gingivitis aumenta con la edad.

• Antecedentes familiares: Aquellos cuyos padres han tenido gingivitis tienen un mayor riesgo de desarrollarla también.

Prevención de la gingivitis
Practicar regularmente una buena higiene bucal es la mejor prevención posible. Esto incluye:
• Cepillarse los dientes al menos dos veces al día
• Utilizar un cepillo de dientes eléctrico
• Usar el hilo dental al menos una vez al día
• Enjuagar regularmente la boca con un enjuague bucal antiséptico

La mayoría de las personas pueden tratar la gingivitis con buenas prácticas de higiene bucal. Las revisiones dentales periódicas ayudan además a identificar los signos de la enfermedad de las encías y a tratarlos a tiempo.