Personas proclives a sufrir problemas de encías

Diabéticos, fumadores o mujeres embarazadas son algunos de los grupos con más posibilidades de padecerlos. Una revisión bucodental periódica es la mejor manera de curar o prevenir estos problemas.

Es posible que alguna vez tras cepillarnos los dientes hayamos escupido un poco de sangre al enjuagarnos. Extrañados, nos miramos al espejo para intentar descubrir la causa. El reflejo de nuestra imagen muestra unas encías inflamadas. Durante cierto tiempo se repite el extraño sangrado. Ante esta situación solemos optar por dos opciones:

-Preocuparnos y solicitar una cita con el dentista para solucionar el problema.

-No darle importancia a este pequeño incidente y seguir como si no hubiera pasado nada.

Obviamente, la actuación correcta es la primera. De esta manera podemos evitar sufrir males mayores. Aunque la consulta periódica a un especialista bucodental es recomendable no sólo cuando surge un problema sino también para evitar que este se pueda producir.

Y es que los problemas relacionados con las encías son de lo más habitual. Sin embargo, al tratarse normalmente de síntomas leves, no se les suele dar importancia. Craso error, pues una leve inflamación inicial pero derivar, si no se atiende a tiempo, en una periodontitis. En este último caso, la suciedad puede penetrar en la raíz del diente y progresar hasta destruir el hueso que lo sujeta. Su caída constituirá el resultado final.

Cerca del 50% de los españoles se ven afectados por problemas de encías. Existen además determinados grupos de personas que resultan más proclives a padecerlos.

Grupos propensos a sufrir problemas de encías

 Diabéticos

Las personas con diabetes son propensas a las infecciones dentales. Enfermedades de inflamación de encías como las gingivitis o la periodontitis no les resultan desconocidas. A menudo sufren un descenso del flujo salival así como la percepción de ardor en la lengua o boca que suele desembocar normalmente en esta patología.

Fumadores

El tabaco provoca el debilitamiento de las defensas de la encía frente a cualquier ataque de bacterias. Hecho que da lugar a que los fumadores sean muy propensos a sufrir infecciones periodontales. Tanto es así que cerca del setenta por ciento de los fumadores o exfumadores han padecido alguna patología relacionada.

Mujeres embarazadas

Durante el embarazo se producen alteraciones hormonales que repercuten en la salud bucodental. Un alto porcentaje de mujeres embarazadas padecen alguna enfermedad gingival. Además también sufren vómitos, que cuando son excesivos pueden potenciar la erosión dental.

Mujeres menopáusicas

Es una etapa en la vida de las mujeres en la que se produce un descenso en la generación de hormonas que afecta a la salud de las encías y al hueso que sostiene la dentadura. El desgaste óseo puede afectar a los maxilares, dando lugar a la posibilidad de sufrir la pérdida de una alguna pieza dental o el agravamiento de una enfermedad relativa a las encías. La gingivitis descamativa, por ejemplo, es una dolencia en la que se pierden capas externas de la encía, llegando a veces incluso a dejar al descubierto sus terminaciones nerviosas.

Como ya indicamos al principio, no debemos acudir al dentista únicamente cuando surge una dolencia. Es importante hacer revisiones bucodentales periódicas para comprobar el estado de nuestra boca y prevenir así posibles afecciones. Y si además pertenecemos a un grupo propenso a sufrirlas, debemos aumentar las precauciones. Recordad que la salud es lo primero.